9.3 C
Mar del Plata
Viernes, noviembre 27, 2020

Segunda jornada de debate: Hacia el acuerdo de recomendaciones para el trabajo en los medios sobre violencia política

A las voces plurales de una treintena de mujeres y LGBTTTIQ+ de todo el país que expuso en el primer encuentro, se sumarán otras tantas este lunes. La Defensoría del Público y el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) sacarán conclusiones de estos testimonios para construir lineamientos y una guía para un abordaje mediático que favorezca la erradicación de la violencia política por razón de género. 

La cita es el lunes 3 de agosto a las 16.00 hs, en un encuentro virtual que se transmitirá por la web de organismo (www.defensadelpublico.com.ar). La apertura estará a cargo de la Directora del Observatorio de Género en la Justicia del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, Diana Maffía.

Además, fueron invitadas más de treinta mujeres, periodistas y LGBTTTIQ+, entre ellas las legisladoras nacionales Cristina Álvarez Rodríguez, Mónica Macha, Gisela Marziotta, Nancy González y Lucila Crexler. Las periodistas Agustina Kämpfer, Silvia Martínez Cassina, Valeria Sampedro, Marcela Ojeda y Lorena Maciel; la diputada por la provincia de Buenos Aires, Florencia Saintout y la legisladora porteña Laura Velasco. También estarán presentes representantes de Amnistía Internacional y el Observatorio Julieta Lanteri. La lista completa, al final de este comunicado.

Este encuentro es la continuidad de un debate iniciado el lunes último, en el que políticas, comunicadoras y académicas, analizaron y denunciaron un sinnúmero de situaciones de violencia política y mediática. 

Se relataron experiencias sobre el ejercicio del poder con la intención de disciplinar a mujeres y LGBTTTIQ+ en la política y en los medios. Esa violencia se materializa de diversas formas: con insultos, descalificaciones, con la permanente interrupción en la palabra cada vez que una de ellas la toma y hasta con la violencia física, lo que da cuenta de la terrible desigualdad de género que persiste y no favorece la participación plural en una sociedad democrática.  

Frases destacadas del primer encuentro: 

“Nuestra vulnerabilidad moral es visible cada día, en todas las escenas” (Rita Segato, antropóloga).

“Este mosaico sororo es todo un mensaje. Estamos dando un paso importante. Seamos libres, sin que tenga un costo personal, psicológico, como el que estamos pagando. (Miriam Lewin, Defensora del Público). 

“La violencia en la TV es continua, obscena, visible. Yo no tengo ganas de poner más el cuerpo. Me han llegado a decir mal cogida al aire”. (Romina Manguel, periodista).

“La violencia política contra las mujeres, desde los medios de comunicación, no se ejerce por igual contra todas, se ejerce contra aquellas que desde diferentes lugares ponen en jaque al patriarcado”. (Gabriela Cerruti, Diputada Nacional).

“La violencia política es disciplinadora hacia el colectivo de mujeres. No es sólo hacia una mujer: se usa para atacar a una idea, a una representación”. (Mara Brawer, Diputada Nacional). 

“Cuando hay violencia, hay que decirlo. Ninguna sociedad puede ser democrática y libre si una parte está expuesta a la violencia machista”. (Victoria Donda, titular del INADI). 

“La violencia se ejerce con una intención clara: que nos callemos, que no denunciemos. Hay que denunciar y construir redes. Nosotras sufrimos las noticias falsas, no los varones. (Silvia Lospennato, Diputada Nacional).

“En definitiva no importa dónde te posicionás, caminando hacia qué lugar, porque lo que importa es sacarte de ese lugar, anularte la posibilidad de intervenir en política.” (Ofelia Fernandez, Legisladora porteña).

Lista de invitadas al segundo encuentro

  • Cristina Álvarez Rodríguez, Diputada provincial.
  • Eva Paula Arraigada, Movimiento Trans Nadia Echazú.
  • Mariela Belski, Amnistía Internacional.
  • Cecilia Catherine Britto, Diputada del Mercosur. Equipo transfronterizxs interdisciplinario con perspectiva de género, Misiones.
  • Miriam Bobadilla, Coordinadora Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.
  • Crexell Lucila, Senadora Nacional.
  • Mariana Fontoura Marques, Amnistía Internacional.
  • Carla Gaudensi, Secretaria General de FATPREN.
  • Nancy González, Senadora Nacional.
  • Agustina Gradin, Observatorio Julieta Lanteri – FUNDECO.
  • Romina Humano, Concejala Bella Vista, Tucumán.
  • Agustina Kämpfer, periodista Periodistas Argentinas.
  • Larisa Kejval, directora de la carrera de Ciencias de la Comunicación – UBA.
  • Mónica Macha, Diputada Nacional.
  • Lorena Maciel, periodista.
  • Diana Maffía, Observatorio de Género Justicia CABA.
  • Silvia Martínez Cassina, delegada de Canal 13 – TN (Sipreba).
  • Gisela Marziotta, Diputada Nacional.
  • Marianela Mel, Secretaria de la Mujer SATSAID.
  • Florencia Saintout, Diputada provincia de Buenos Aires.
  • Valeria Sampedro, periodista.
  • María Inés Tula, académica, investigadora (UBA – CONICET).
  • Marcela Ojeda, periodista.
  • Cintia Anahí Pili, Responsable de género y Diversidad Movimientos Social y Político Atahualpa. Mar del Plata.
  • Laura Velasco, Legisladora de la ciudad.
Pablito viajero“, como se llama su canal de Youtube, y como mejor se lo conoce en las redes sociales, tiene previsto viajar hasta Alaska, en su última gran travesía a bordo de una moto Honda Econo Power de 90 centímetros cúbicos, modelo 1992. Mientras espera el fin de la pandemia, graba y difunde contenidos desde la capital fueguina. Hay video con más de 350 mil vistas. Y eso es más audiencia que los principales canales de noticias del país.

Pablo Imhoff, el viajero que cuenta sus aventuras en Youtube y que está varado en Ushuaia por la pandemia de coronavirus, supera en audiencia a los principales canales de noticias del país.

“Pablito viajero”, como se llama su canal de Youtube, y como mejor se lo conoce en las redes sociales, tiene previsto viajar hasta Alaska, en su última gran travesía a bordo de una moto Honda Econo Power de 90 centímetros cúbicos, modelo 1992.

El youtuber es una verdadera estrella de los ámbitos virtuales: 128 mil personas lo siguen en Instagram, y 284 mil son suscriptores en la plataforma de videos.

En materia de espectadores, cada una de sus historias es vista por más gente que el promedio de rating de los dos canales de noticias con mayor audiencia de Argentina, según los datos informados por la empresa Kantar Ibope Media para el semestre enero-junio de este año.

Prueba de su creciente popularidad, es que Imhoff se cruza con alguno de sus seguidores en cualquier lugar del país, por más recóndito y deshabitado que sea: hace poco lo paró un niño en el poblado de Almanza.

“Creo que tengo una audiencia muy fiel. No sé bien a qué se debe. Yo siento que me acompañan y me ayudan todo el tiempo. Es una relación muy cercana. Es mutuo, porque yo también creo saber qué les gusta a ellos, cómo son. Todo eso deviene en un estilo de contenidos, en una línea”, explicó a EDFM el viajero de 33 años y oriundo de la ciudad santafecina de Santo Tomé.

Imhoff sostuvo que los suscriptores de su canal de Youtube fueron creciendo gradualmente, a la par de sus aventuras, aunque hubo hechos que le significaron un salto de seguidores, como el actual “Proyecto Alaska” que comenzó en enero de este año cuando partió de Santa Fe para llegar, primero, al Fin del Mundo.

Según este técnico óptico que a los 27 años decidió cambiar su forma de vida, y que se considera un “estudioso apasionado” de las nuevas formas digitales de comunicación, los contenidos de plataformas como Youtube, le están restando audiencia a los medios tradicionales.

“Los influencers o los youtubers somos más de carne y hueso. La televisión tiene un formato armado. La historia ya está lista. No parece espontánea. Yo muestro el proceso. Cómo las cosas van sucediendo. Si se me pincha la rueda, lo cuento. No armo un personaje. No soy un superhéroe. Ese me parece que es el éxito de las redes”, argumentó “Pablito viajero”.

En esa línea, afirmó que en tiempos de adaptación a los nuevos lenguajes virtuales, “todo está en cambio permanente y la clave es saber leer las nuevas conductas de las audiencias. Yo me fui adaptando a eso, lo entendí. Y sigo cambiando siempre, buscando nuevas formas. Me apasiona hacerlo”, reconoció.

Para grabar, editar y transmitir sus contenidos, el youtuber utiliza, únicamente, su celular y una cámara GoPro fijada al casco, con un micrófono externo.

“No tengo producción, ni asistentes, ni supercámaras. Tengo mi celular y mi moto. Eso también identifica mucho a las personas. Las acerca”, reflexionó.

Cuando tenía 20 años, Imhoff se fue a estudiar a Rosario: se recibió en cuatro años y empezó a trabajar en un laboratorio, hasta que a los 27 años rescindió el contrato de alquiler de su casa, renunció al empleo y comenzó a viajar.

Antes había hecho algunos trayectos previos, aunque en plan de vacaciones, a Chile y al Machu Pichu, y había escrito un libro de viajes junto a su hermano periodista.

Su primer gran salto a la aventura fue “La vuelta a la Argentina”, un viaje de tres años en una moto Gilera de 1970.

“No somos una familia tuerca, aunque mi padre restauraba motos antiguas. Siempre me gustaron las antigüedades. Las motos antiguas le dan más romanticismo al viaje, y le aportan más aventura”, contó el viajero que ahora reside temporalmente en Ushuaia.

Imhoff plantea que los desperfectos mecánicos de su vehículo, siempre llegan acompañados de gente dispuesta a ayudarlo, y que “detrás de esas personas, hay historias enriquecedoras”, por lo que, en definitiva, “viajar en una moto antigua, más que una desventaja, es una gran oportunidad”.

Cuando viaja, “Pablito” responde a su deseo personal pero también sabe que cumple la fantasía de muchos: “Me lo dicen todo el tiempo. Estás cumpliendo mi sueño. Yo hubiese querido y no pude, o no me animé. Es una de las cosas que más me dicen. Por eso siento una gran responsabilidad. Porque me doy cuenta de que la gente viaja a través de mis videos”, sostuvo el youtuber.

También explicó que contra un mito muy instalado, su vida es la de un trabajador más, que cumple rutinas, hace trámites, y no está de “vacaciones permanentes”.

“Vivo una vida como la de cualquiera. Con trabajo, con placeres, con disgustos, con alegrías. Solo que en movimiento. En lugar de estar en un lugar, me muevo. Eso no es vacaciones. Es vivir mientras viajo”, entiende el dueño la “Econo”, como llama a su motocicleta compañera de aventuras.

Mientras espera el final de las restricciones sanitarias, “Pablito viajero” convive con los fueguinos como uno más y aprovecha para subir contenidos sobre Ushuaia.

Atrás quedó la denuncia judicial que le efectuó el Infuetur por realizar una caminata a zona rural durante la cuarentena: “admito mi error aunque sigo pensando que no daba para una denuncia. Creo que debería haberse contemplado mi desconocimiento, y la tarea de difusión del lugar que estoy haciendo acá”, sostuvo.

Con todo, el youtuber sigue concentrado en sus objetivos: “hay que contar una buena historia. Si es en un buen entorno, mejor. Pero la clave es tener una historia y contarla bien. Me parece que eso aplica para cualquier formato, no solo para el digital. Viajar y contarlo. Eso es lo que hago. Eso es lo que soy”, concluyó.
Fuente: Diario del Fin del Mundo

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

NUESTRA SEÑAL XFN YA ESTA OPERATIVA TAMBIEN EN GENERAL ALVARADO

El ACUERDO firmado entre CAPRICA y la Cooperativa de Electricidad y Servicios anexos Dionisia Ltda ya tiene VIDA.

Los Socios y abonados de la cooperativa a través de la su sitio web ya tienen a disposición TV EN VIVO para poder disfrutar de XFN.

De esta manera nuestra señal de INTERES GENERAL llega al Partido de GENERAL ALVARADO.

Un logro y una Satisfacción enorme para quienes componemos esta ONG SIN FINES DE LUCRO que defiende los intereses de los que producen y realizan contenidos audiovisuales en forma independiente desde la AUTOGESTIÓN.

La cooperativa Dionisia pudo insertar la señal con óptima calidad para acceder en forma indirecta : http://coopdionisia.com.ar y de forma directa http://coopdionisia.com.ar/tv-en-vivo

 

Nuestro agradecimiento a Karina Dielsi y el Ingeniero Marcelo D’angelo del estudio ESPACIO.DINAMO que realizado un trabajo excelente y de calidad.

 

TV en forma permanente las 24 horas del día los 365 días del año con  una grilla de programación con contenidos que tienen arraigo y están ligados a la historia de la ciudad de Mar del Plata y la región en todos los sentidos ya sea cultural, social educativo y deportivo, económico, para todas las edades

 

También es momento de agradecer a Fernando Graña y su equipo desde la Secretaria de Extensión Universitaria de la Facultad de Ciencias Económicas que de la mano del acuerdo firmado oportunamente con la UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA gestiona y coordina a entidades intermedias y del sector del trabajo de la ciudad y la región que permites lograr estos acuerdos de AFINIDAD  que benefician a la comunidad en general.

 

En la Defensoría del Público los derechos de las audiencias ya no cuentan como prioridad

Santiago Marino, Doctor en Ciencias Sociales, Magíster en Comunicación y Cultura y Licenciado en Ciencias de la Comunicación fue convocado en 2018 por sus antecedentes para ocupar un puesto en la Defensoría del Público. En los últimos tiempos recibió hostigamiento y persecución por parte de un empleado de presidencia de la Nación. Desde el pasado 30 de junio, presentó su renuncia y publicó el siguiente descargo en Facebook

A partir del día 30 de junio dejé de ser Director de Análisis, Investigación y Monitoreo (DAIM) de la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual. Quedé desde el 19 de junio a entera disposición del Interventor, abogado Emilio Alonso, y de la Directora General de Planificación Estratégica e Investigación, Lic. Mariana Cintia Cabral, para acompañar y desarrollar una transición ordenada y en el marco de respeto personal y profesional con quienes entendieran ostentare los atributos profesionales para desempeñar las tareas a mi cargo. Decidieron dejar ese puesto quede vacante. Me iban a renovar por un mes.En mayo de 2018 fui convocado por los entonces Directores de Protección de Derechos (Dra María José Guembe, con firma delegada a su cargo por la Comisión Bicameral) y de Capacitación y Comunicación (Ernesto Lamas) por mis antecedentes en el campo académico en general y mis trabajos sobre el Espacio Audiovisual Ampliado en particular para aportar desde la Investigación a la defensa de los derechos de las audiencias.

Luego de que la Dirección de Personal del organismo evaluara mi CV y aptitudes, constatara que cumplía con los requisitos de formación y antecedentes que el cargo requiere y recomendara -junto a la Dirección de Legal y Técnica- mi designación como Director de Análisis, Investigación y Monitoreo por el lapso de un año, comencé a trabajar en julio de 2018 con compromiso y dedicación en un organismo creado por la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en 2009. Y que a pesar de los avatares por los que atravesó dicha ley –declarada Constitucional en 2013 por la Corte Suprema en el marco del litigio iniciado por el Grupo Clarín- es un ejemplo muy difícil de equiparar en el desarrollo de marcos institucionales para la defensa de la libertad de expresión en el país.
A mi llegada elaboré un diagnóstico del estado de situación de la Dirección que estaría a mi cargo. Analicé cada línea de acción y conocí de primera mano las tareas que el colectivo lleva adelante desde hace varios años, el valor de sus integrantes –a quienes entrevisté personalmente para conocer sus intereses, necesidades y demandas- y las proyecciones a futuro.

Luego, diseñé y presenté un Plan de Acción con líneas específicas para la DAIM como así también proyectos de trabajos inter- direcciones. Esto fue posible, además, por el compromiso y el vínculo con el trabajo del conjunto de Directoras y Directores del organismo y de cada uno de los trabajadores y trabajadoras que forman parte de la Defensoría.

Durante los primeros tres meses (hasta finales de setiembre de 2018) me integré de modo honesto y cordial al colectivo de Directoras y Directoras que coordinaban la gestión de un organismo que estaba acéfalo desde el cumplimiento del mandato de la Defensora Cynthia Ottaviano, en diciembre de 2016. Y que a pesar de esta debilidad institucional había garantizado la continuidad de su trabajo, el vínculo con las audiencias, el trabajo con medios y productores privados con y sin fines de lucro como así también públicos, las relaciones con investigadores (entre los que me contaba) y especialistas del campo y la rendición de acciones quincenales a la Comisión Bicameral que controla sus funciones.

En ese breve lapso logramos consolidar el trabajo precedente y desarrollar líneas nuevas. Se presentó el Informe del Monitoreo de noticias 2017 y el estudio comparativo de 5 años (2013-2017) llevado a cabo por integrantes de DAIM desde la dirección, en su origen, del Dr. Gerardo Halpern. Conseguimos, entonces, una gran repercusión en los medios masivos (gracias a la gestión de las compañeras y los compañeros del área de Comunicación Institucional) y en el ámbito académico, pues desarrollamos una presentación específica para cada destinatario. Esto redundó en un incremento del conocimiento del organismo, factible de ser medido, por ejemplo, en el crecimiento de la cantidad de denuncias que se recibieron en el período, como así también de la presencia mediática. Todo fue fruto de un trabajo colectivo al que pude sumarme por la predisposición de quienes ya estaban acá (y ojalá sigan).

Por otro lado, junto a integrantes de otras direcciones (con la autorización y el valor de María José Guembe y Ernesto Lamas) me sumé al equipo conformado por el Dr. Esteban Lopardo y el Dr. Gerardo Halpern para avanzar en líneas de acción vinculadas al desarrollo de las comunicaciones convergentes. Ellos venían trabajando hace tiempo la temática y con mi llegada le dimos cuerpo a una necesidad muy clara del organismo y de las audiencias, que comenzaban a hacer llegar denuncias definidas por consumos convergentes de medios tradicionales y emergentes. Ese trabajo necesita ser continuado por especialistas. Ojalá suceda.

A su vez, desde el abordaje académico y la perspectiva crítica del desarrollo de la convergencia comenzamos a robustecer el conocimiento hacia afuera y hacia adentro del organismo. Así, junto a Esteban Lopardo ofrecimos una Capacitación para trabajadores y trabajadoras de la entidad sobre el marco regulatorio vigente. Y luego la completé con un Ateneo sobre Convergencia, que constituyó una serie de encuentros de Capacitación formal a mi cargo con integrantes de la Defensoría a partir de una bibliografía definida en un programa para tal fin. Las presentaciones se complementaron con intercambios muy agudos con diferentes profesionales que se desempeñan allí: abogadas y abogados, comunicadoras y comunicadores, especialistas en género, en adultos mayores, en migrantes y otras diversas temáticas.

Por su parte, como miembro del organismo, me tocó exponer (acompañado por la Dra. Guembe, el Dr. Lopardo, la Dra. María Capurro y el Director Ernesto Lamas) ante la Comisión de Comunicaciones e Informática en el debate del Proyecto de Ley Corta de Comunicaciones. En ese marco di cuenta de aspectos centrales que una regulación convergente (o a medias) debe contemplar en pos de defender los derechos de las audiencias. Esa normativa no se aprobó. Pero resulta central que el organismo incorpore autoridades competentes al frente, en ocasión de que se reabra ese u otros debates pendientes sobre la regulación del sistema info-comunicacional.

Como reciente Director de DAIM me tocó participar de la (hasta ahora) última Audiencia Pública, realizada en el mes de agosto de 2018 en la localidad de Corrientes. El vínculo y la apropiación del instrumento por parte de las audiencias en aquel marco fueron expuestos en primera mano. Y a partir de allí pudimos realizar acciones con equipos de investigación y cátedras en el NOA como fruto del encuentro.

Poco antes del inicio de la intervención –que puso en suspenso casi todas las acciones planificadas- llevamos al Encuentro Nacional de Carreras de Comunicación de Fadeccos realizado en Olavarría la propuesta de una serie de acciones en conjunto a llevar a cabo entre el colectivo de Carreras y la Defensoría que resultó muy fructífero mientras se pudo implementar. De ello se desagregan las presentaciones a mi cargo en Corrientes y Mendoza (mayo y junio de 2019) y la presentación del Monitoreo en la Universidad de Cuyo.

A pocos días de cumplirse tres meses de mi llegada el organismo fue intervenido por decisión de la Comisión Bicameral. Al frente fue designado un “encargado” cuyo CV todavía desconocemos quienes integramos el campo de la comunicación. Y cuyos antecedentes resultan escasos –si no nulos- para dicha tarea.

Desde entonces sufrí una serie de maltratos y hostigamientos personales y profesionales que se intensificó a partir del nombramiento de una Directora General en el área y puede resumirse en lo siguiente:

  • El desarrollo de un proceso de persecución y hostigamiento para mis tareas como Director de DAIM;
  • El cercenamiento y la reducción de tareas que competen al cargo que revestía, entre los que se destacan la decisión de que no firme los partes diarios de asistencia de las trabajadoras y los trabajadores del equipo a mi cargo y la planificación de sus tareas;
  • El control político de los contenidos de las presentaciones en ámbitos académicos de los resultados de trabajos completos y en desarrollo;
  • La suspensión de actividades planificadas (encuentros con equipos de investigación, jornadas académicas, planes, programas y proyectos planificados con otras entidades y organismos);
  • El maltrato ejercido por las autoridades de la Intervención en términos profesionales y personales para conmigo y en relación a mis tareas en el organismo;
  • El control de mis tareas en ocasión de viajes realizados para actividades académicas por parte de personal político incorporado al organismo por la Intervención;
  • La prohibición de asistir a jornadas, congresos y seminarios pertinentes a las temáticas abordadas en mis tareas como Director y planificadas para tal fin;
  • La suspensión sin causa de la presentación del Monitoreo 2018 para investigadores;
  • La prohibición de brindar entrevistas con medios de comunicación masiva para difundir los resultados de los trabajos que realiza el equipo a mi cargo;
  • La presión y los aprietes realizados de modo formal e informal por parte de los integrantes del equipo de la intervención, en ámbitos públicos y privados, hacia mi persona y hacia personas de mi círculo íntimo, entre otros;
  • La decisión de renovar mi cargo por un mes (Julio 2019);
  • La anécdota de impedir que mis compañeros y compañeras realizaran la despedida a quienes nos fuimos del organismo en estos días.

Esta situación consolida una serie iniciada con el desplazamiento de Ernesto Lamas del cargo de Director de Comunicación y Promoción en diciembre de 2018 –con argumentaciones falaces- y continuada en la situación de hostigamiento que llevó a María José Guembe a renunciar a su cargo de Directora de Protección de Derechos.

Haber aceptado la convocatoria de María José y Ernesto implicó un desafío profesional y personal muy significativo. Me permitió conocer el trabajo de gestión de un organismo que es una perla en la tradición nacional e internacional, me puso a conducir un equipo de profesionales lúcido, me instó a administrar reglas de gestión de un colectivo y a aportar desde mi área de especialidad para la defensa del derecho de las audiencias. Fue desafiante y hermoso mientras duró en el marco en que fui convocado…tres meses. Y se volvió un ámbito hostil, de persecución, maltrato, cercenamiento, incertidumbre laboral y vaciamiento desde la intervención. Hasta acá llego. Vuelvo a mis clases, mis proyectos, mis libros y mi compromiso con la investigación. Ojalá el futuro depare crecimiento y expansión para la Defensoría que supieron conseguir quienes están ahí desde su origen y consolidar quienes siguieron a pesar de los pesares. Ojalá haya un recambio justo y democrático en el futuro. Las audiencias lo necesitan. Quienes todavía trabajan allí también.
Santiago Marino

La Unmdp firmó un convenio con una cámara del sector audiovisual para tener un “mejor periodismo”

Aseguran que la intención es trabajar con mayor profesionalismo, con el objetivo de otorgarle nuevas herramientas a los profesionales.

La Universidad Nacional de Mar del Plata firmó un convenio con la Cámara Argentina de Productores y Realizadores de Contenido Audiovisual que nuclea a los trabajadores que impulsan proyectos autogestionados con el fin de potenciar a ambas entidades.Juan Carlos Blanco, presidente de Caprica, y el rector de la Universidad Nacional Alfredo Lazzaretti le pusieron su firma al acuerdo que tuvo lugar en las oficinas del rectorado del complejo académico. En este sentido, el referente del organismo que nuclea a los trabajadores audiovisuales reconoció que este convenio “permite demostrarle a todo el país que Caprica hace las cosas bien y de manera prolija”.Asimismo, Blanco agregó que “la intención es tener un mejor periodismo y trabajar con mayor profesionalismo“, como asimismo otorgarle a la Universidad Nacional variadas herramientas para perfeccionar a cada uno de los profesionales. “Es la manera de defender a cada uno de los realizadores y productores”, conluyó.Por su parte, Lazzaretti destacó la apertura de las tecnicaturas dePeriodismo Digital y de Comunicación Audiovisual que tuvieron lugar a comienzos del ciclo lectivo, lo que representa el lugar que tienen los trabajadores audiovisuales en el establecimiento. “Es muy positivo este convenio porque creemos que quienes producen productos similares se junten para unirse y tener presencia”, manifestó.Desde la Universidad es fundamental apoyar a las pequeñas y medianas empresas del mundo audiovisual. Lo importante es generar crecimiento y desarrollo. Generar un polo audiovisual significa nuevos puestos de trabajo“, finalizó el rector.

BASQUET VISION N° 1520 del 28 de Octubre de 2019

ADEPA cuestionó la creación de Nodio: “No favorece la libertad de expresión”

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) cuestionó hoy la creación del organismo estatal para evaluar la información en medios de comunicación y redes.

El organismo difundió un comunicado en el que asegura que “monitorear el pensamiento no favorece la libertad de expresión” en relación al Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales (Nodio), que funcionará bajo la órbita de la Defensoría del Público.

“Como ha señalado ADEPA respecto de proyectos similares que tuvieron lugar en la década pasada, la instauración de este tipo de órganos de vigilancia desde el Estado conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento o represalia por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover”, señaló el organismo Y agregó: “La propia conformación del panel de presentación, con la casi totalidad de sus integrantes identificados con un sector político claramente determinado, es un indicio de ello”.

Nodio estará integrado por figuras como la exdecana de la facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata y actual diputada, Florencia Saintout (Frente de Todos – Buenos Aires); la escritora María Seoane; la analista de medios Adriana Amado; el profesor de derecho a la información de la UBA Damián Loreti, y el psicoanalista Jorge Alemán.

Según ADEPA, este tipo de iniciativas pueden ser utilizadas como una herramienta de “censura indirecta, estigmatizando opiniones diferentes y abriendo una peligrosa puerta para la consumación de conductas aun más graves, como persecuciones y criminalizaciones de la libre expresión”.

“Como ha sostenido ADEPA, la mejor manera de combatir la desinformación y los discursos de odio es fortalecer el periodismo profesional y los contenidos de calidad, muchas veces no jerarquizados adecuadamente por redes sociales y plataformas digitales. Obviamente, nadie está exento de cometer errores, pero medios y periodistas son responsables ante sus audiencias, y judicialmente ante cualquier desvío o daño. Esta responsabilidad ulterior, prevista por nuestro ordenamiento legal y por los tratados internacionales, es la única que garantiza la libertad de expresión, según los estándares internacionales de derechos humanos”, agrega el escrito.

A continuación, el comunicado completo:

“La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) expresa su preocupación por la creación, por parte de un organismo oficial, de un «Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales (Nodio)». Supuestamente, tendrá como objetivo «proteger a la ciudadanía de las noticias falsas, maliciosas y falacias.»

La iniciativa, lanzada por la Defensoría del Público a 11 años de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, fue presentada en un panel del que participaron la defensora Miriam Lewin; el director del organismo Glenn Postolski; el psicoanalista Jorge Alemán; la diputada Florencia Saintout; la investigadora Adriana Amado Suárez; el profesor Damián Loreti, y la periodista María Seoane. Según el organismo, el Observatorio busca generar insumos que permitan «reflexionar acerca de las prácticas responsables en búsqueda de un periodismo de alta calidad» y debatir «sobre los aspectos éticos del ejercicio de la libertad de expresión en internet».

Como ha señalado Adepa respecto de proyectos similares que tuvieron lugar en la década pasada, la instauración de este tipo de órganos de vigilancia desde el Estado conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento o represalia por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover. La propia conformación del panel de presentación, con la casi totalidad de sus integrantes identificados con un sector político claramente determinado, es un indicio de ello.

Una cosa son las iniciativas provenientes de la sociedad civil para promover el análisis crítico de los contenidos que circulan en el ecosistema digital. Otra muy distinta sucede cuando este tipo de propuestas provienen de organismos públicos, que perfectamente pueden utilizar estos mecanismos de «observación» como una suerte de censura indirecta, estigmatizando opiniones diferentes y abriendo una peligrosa puerta para la consumación de conductas aun más graves, como persecuciones y criminalizaciones de la libre expresión.

Como ha sostenido Adepa, la mejor manera de combatir la desinformación y los discursos de odio es fortalecer el periodismo profesional y los contenidos de calidad, muchas veces no jerarquizados adecuadamente por redes sociales y plataformas digitales. Obviamente, nadie está exento de cometer errores, pero medios y periodistas son responsables ante sus audiencias, y judicialmente ante cualquier desvío o daño. Esta responsabilidad ulterior, prevista por nuestro ordenamiento legal y por los tratados internacionales, es la única que garantiza la libertad de expresión, según los estándares internacionales de derechos humanos.

Más allá de sus objetivos declamados, que un organismo público monitoree el ejercicio de la opinión y la información en una sociedad siempre es un llamado de atención para la libertad de expresión, que es, ante todo, un derecho de la ciudadanía.”

FUENTE LA NACION

Caprica.org.ar no se hace responsable del contenido de los artículos generados por terceros

Google, Facebook, WhatsApp y Twitter critican proyecto contra fake news en Brasil

Facebook, Twitter, WhatsApp y Google afirmaron este jueves que el proyecto que debate en el Congreso de Brasil para crear un ley contra las noticias falsas amenaza la privacidad, la libertad de expresión y la seguridad de millones de ciudadanos.

En un comunicado conjunto, los grandes gigantes tecnológicos criticaron la última versión del proyecto, que podría ser votado este mismo jueves en el Senado, y pidieron un debate más amplio sobre el asunto.

Las empresas consideraron que el proyecto de ley previsto para combatir la difusión de noticias falsas se convirtió en una “recogida masiva de datos personales, profundizando la exclusión digital y poniendo en peligro la seguridad de millones de ciudadanos”.

Uno de los artículos del proyecto de ley prevé la necesidad de que el usuario informe de un número de identidad y un número de teléfono para la creación de cuentas en las redes sociales y servicios de mensajería privada, lo que, según las empresas, va en contra del “derecho a la protección de datos”.

El nuevo texto también establece que los servicios de mensajería deben guardar por un plazo de tres meses los registros de los envíos de aquellos mensajes que hayan sido distribuidos en masa.

“Todo es agravado por el contexto actual de la pandemia, donde las personas dependen cada vez más de Internet y del uso de plataformas digitales, como redes sociales y mensajería, para mantenerse conectadas con familia y amigos, para informarse, trabajar y emprender”, agrega la nota, que fue remitida al Senado.

Por ello, solicitaron el aplazamiento de la votación hasta que se construya un texto equilibrado con el fin de evitar un “golpe a la privacidad y la seguridad de los ciudadanos, y a la economía del país”.

El proyecto de ley para combatir las noticias falsas fue presentado el miércoles por el senador Ángelo Coronel y tiene como objetivo la “búsqueda por mayor transparencia de las prácticas de moderación de contenidos publicados por terceros en redes sociales”.

La propagación de noticias falsas se ha intensificado en Brasil desde las elecciones presidenciales de 2018, que concluyeron con la victoria del actual presidente, Jair Bolsonaro, y han entrado en el punto de mira de la Justicia.

El Tribunal Supremo abrió recientemente un proceso para investigar la difusión de noticias falsas de forma masiva por parte de diversos grupos de ultraderecha e intenta determinar si las actividades de esos militantes son financiadas por empresarios de esa misma vertiente ideológica.

Según sospecha la Policía, influyentes comerciantes han aportado dinero a esos grupos, que también han convocado manifestaciones en las que se exige el “cierre” del Parlamento y el Supremo mediante una “intervención militar” que mantenga en el poder a Bolsonaro, quien ha llegado a acudir a algunos de esos actos.
Fuente: Agencia EFE

Sergio Szpolski fue procesado por apropiación indebida de aportes de los trabajadores de Radio América

Fue a partir de una denuncia de los trabajadores del medio. Se trata de dinero que debía destinarse a la seguridad social entre 2012 y 2016. El juez Berón de Astrada también embargó al empresario por $2 millones. El empresario recibió entre julio de 2009 y junio de 2015 la suma de 814.961.991 de pesos en concepto de publicidad del Estado nacional

El empresario Sergio Szpolski fue procesado por apropiación indebida de aportes de la seguridad social de trabajadores de Radio América en períodos que van desde el 2012 al 2016, mientras que fue embargado en 2 millones de pesos.

Así lo resolvió el juez en lo penal económico Ezequiel Berón de Astrada, quien también procesó a Oscar Flores, quien estaba al frente de la firma DESUP S.A y trabajaba bajo las órdenes de Szpolski.

Fueron los propios trabajadores de la Radio América quienes hicieron la denuncia y aseguraron que la toma de decisiones en la empresa y en cuanto a las cuestiones salariales estaba bajo la tutela de Szpolski, allá a partir del 2009.

Tanto periodistas como técnicos de la radio declararon como testigos ante el juez y aseguraron que era el propio Szpolski quien tomaba las decisiones en el grupo, y hasta se había comprometido ante aquellos a regularizar el pago de aportes hasta que finalmente en 2016 se la vendió supuestamente al empresario Mariano Martínez Rojas.

El 11 de junio de 2016 Martínez Rojas entro con un grupo de personas a la emisora Radio América, en la planta situada en Pergamino 4055. Allí, según los testigos, irrumpió alegando ser el nuevo dueño de la empresa Deluxe S.A. -supuestamente titular de la emisora- y ordenó la interrupción de la grilla de emisión e hizo cesar la transmisión, hecho penado por los artículos 194 y 197 del Código Penal. Por esto, el empresario está procesado.

En su descargo, Szpolski dijo que si bien ha sido el responsable editorial en algunos medios, jamás ha tenido injerencia, conocimiento o decisión en relación a las cuestiones impositivas de los mismos, que eran tareas fuera de su alcance.

Pero el juez concluyó que de acuerdo a la prueba acumulada, era él quien “se habría encargado, entre diversas cuestiones, de la toma de decisiones relativas al pago a los empleados en relación de dependencia y del destino de las sumas retenidas a aquéllos que debían haber sido ingresadas al Fisco dentro del término legal para hacerlo”.

Por ello lo procesó por apropiación indebida de aportes de los trabajadores de Radio América y le trabó un embargo de 2 millones de pesos.
Fuente: Agencia Noticias Argentinas

Alberto Fernández sobre la Ley Audiovisual: “No podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial”

Definiciones de Alberto Fernández sobre el futuro de los medios públicos, la relación con el periodismo, el rol de las empresas mediáticas, los “errores” de la Ley de Audiovisual y el mensaje al Grupo Clarín: “Dejen de disparar, que conmigo, la guerra se terminó”

Por: Martín Piqué
Alberto Fernández sabe que una de las cuestiones que va a resurgir en estos días es la polémica pendiente sobre la concentración del mapa de medios. El candidato y ex jefe de Gabinete entiende que todo lo que involucre al Grupo Clarín es un tema de debate sensible en las filas del kirchnerismo. Como representante de una fórmula y una coalición con vocación de triunfo –lo que explica la voluntad de ampliar las bases-, Fernández deberá convivir con la heterogeneidad. Con visiones contrapuestas y, posiblemente, algunas tensiones. Todo esto, sin embargo, no resulta en que el hombre elegido para encabezar la fórmula del peronismo y sus aliados vaya a archivar sus posturas. Un ejemplo es su postura en materia de Ley de Medios (SIC), compra de Telecom por parte de Clarín y la llamada ‘batalla cultural’. “La verdad, conmigo la guerra se terminó. Por favor, terminen la guerra”, exhorta Fernández en este tramo de la larga entrevista que le concedió a Tiempo Argentino.

Julio Blanck definió al “periodismo de guerra” como el tipo de línea editorial que el Grupo Clarín encaró frente al kirchnerismo desde el conflicto por la resolución 125 en adelante. Usted, últimamente, dice que algunos se parecen al soldado japonés perdido en una isla del Pacífico que cree que la Segunda Guerra no terminó. ¿Ese periodismo de guerra se termina con usted de candidato, o seguirá igual?
Yo espero que se termine la guerra, también la guerra mediática.

En estos últimos días, sin embargo, se leyeron algunas informaciones sobre usted, en la mayoría de los casos forzadas hasta ser casi risueñas. De un tono muy beligerante.
Son los japoneses, son los japoneses…

Hablaron de una deuda de expensas en el country. No descarte que se metan con su familia.
Ya lo han hecho. Se metieron con mi hijo (Estanislao Fernández Luchetti, de 24 años, que es diseñador gráfico y se lo conoce como Dyhzy por su personaje drag queen, NdR). Pero está claro, la verdad es que lo que no van a hacer es hacerme reaccionar. No hay problema. Yo lo que estoy convencido es que la Argentina no puede seguir en la lógica de la pelea perpetua. Ningún país avanza así. Quiero terminar con todo esto. Ya tuvimos una época en la que había periodistas militantes y periodistas en la guerra. Ya está, ya pasó. La verdad, conmigo la guerra se terminó. Dejen de disparar como si la guerra siguiera.

Uno de los frentes de batalla de esa guerra era la ley de Medios (SIC). Lo que algunos definieron como la puja por la desconcentración del mercado comunicacional. El Grupo Clarín siguió creciendo a pesar de todo y con el gobierno de Macri llegó a su dimensión más grande. ¿Hay que convalidar al Grupo con su dimensión actual, o quizá habría que pensar algún límite? Le pregunto, sobre todo, por las últimas incorporaciones.
¿Por Telecom?
Claro.
Estamos en un Estado de Derecho. Y todo el mundo sabe que yo siempre pensé, siempre lo dije, que el Grupo Clarín no debía acceder a Telecom. Se lo decía a Kirchner cuando era Jefe de Gabinete. Ahora, bueno, la verdad es que compraron el Grupo Telecom y el Estado Nacional convalidó absolutamente todo. Y cuando eso ocurre los derechos empiezan a adquirirse. Y empieza a haber derechos adquiridos. Esa discusión, por lo tanto, es una discusión vana. No tiene mucho sentido. Además, si el Grupo Clarín, como consecuencia de esto, tiene alguna posición dominante o alguna posición para-monopólica o cuasi-monopólica, se resuelve con las leyes de Defensa de la Competencia y de Defensa del Consumidor. Y esas son las leyes que tenemos que utilizar para ver si el Grupo Clarín incumple algunas de esas cosas. Pero no se resuelve eso con la ley de Medios (SIC). La Ley de Medios  (SIC) puede ser una gran herramienta si es que queremos multiplicar voces, y si queremos promover algo que, recuerdo, en esencia es un negocio. Porque ese fue uno de los errores de la Ley. Cuando la Ley dice que un tercio del espectro debe estar en manos de ONGs y de entidades sin fines de lucro. Porque no podés dejar en manos de una entidad sin fines de lucro un proyecto comercial. No es posible eso.

¿Las entidades sin fines de lucro no pueden tener medios?
Pueden tenerlos, pueden. Pero en cierto lugar esto empieza a ser un problema.

¿Usted cree que el error fue haberle dado a ese sector el 30% del espectro
El error es pensar que puede una ONG tener una radio y competir con una radio que tiene una capacidad de contratación de locutores, de periodistas, de músicos, infinitamente mayor. Porque entonces nosotros creamos dos radios pero hay una que concentra la atención del público. Eso es el resultado de no advertir que los medios de comunicación son negocios. En la sociedad moderna son un negocio. Hay proyectos alternativos, muy respetables, que ojalá se desarrollen y ojalá crezcan. Ustedes saben que siempre he apoyado lo de Tiempo Argentino pero que se hacen con mucho esfuerzo y en medio de una selva, en la que las desigualdades son muy grandes. La ley de Medios no sirvió para aquello que quería servir. Sin embargo, sí sirvió para algo en lo que sí ganó claramente: que es la batalla cultural. O sea, se instaló en la sociedad el quién es quién en cada medio. Por eso, cuando hoy alguien lee Clarín sabe lo que está leyendo. Cuando lee La Nación sabe lo que está leyendo. Cuando lee Tiempo Argentino o PáginaI12 sabe lo que está leyendo. Cuando mira C5N sabe lo que está mirando y cuando mira TN sabe lo que está mirando. Y si uno elige creer en eso, es un problema de cada uno. Esa batalla la ganó la Ley de Medios (SIC). Cristina la ganó con creces. Por eso, muchos de esos grandes medios han perdido toda credibilidad. Toda credibilidad.

También han caído en audiencia.
Han caído en audiencia porque han perdido mucha credibilidad. Yo creo que esa batalla se ganó. Es la impresión que tengo.

Me sonó fuerte eso que dijo de que la comunicación es un negocio.
¿Y qué es?

Yo no digo que no lo sea. Pero no es sólo un negocio.
Pero así está planteado.

Pero hay cosas que están planteadas que se pueden modificar.
Así está planteado por el sistema. Lo que yo digo es que vos tenés que buscar cosas más ingeniosas que decir le doy un tercio del espectro radial a una ONG. Porque la realidad es que esa ONG, o esa universidad, no tiene capacidad de competir con una sociedad anónima que pone una torta de dinero para traccionar personas y audiencias.

En muchas partes del mundo hubo y hay experiencias en las que los medios públicos o los medios sin fines de lucro han disputado audiencia de una manera exitosa. En la Argentina también.
El canal 7 de mi gestión ganó ocho Martín Fierro. La verdad, competía. Y ahí empezó la producción local.

En un eventual gobierno suyo, ¿tratará el Estado de compensar el poder de los multimedios o de los grandes grupos de la comunicación?
Yo no tengo ninguna duda de que los medios públicos deben existir. Pero los medios públicos deben entenderse para qué sirven. Los medios públicos no son medios públicos que contrarrestan a Clarín. Un medio público es un medio donde se expresa una comunidad. Y debe expresar al conjunto de la comunidad.

¿No gubernamentalizar el medio público?
Exactamente. Nosotros, cuando teníamos canal 7, estaban los noticieros a los que iban todos y donde se daban todas las noticias. Pero no había programas políticos. Porque en la Argentina no había forma de hacer programas políticos en un medio público: porque si lo traía a usted, se convertía en un periodista del gobierno, y si traía a un opositor, era un tonto que le pagaba a alguien para que me insulte todos los días en mi pantalla. Entonces, en lo que concluimos fue en no sacar el debate político como programa y en poner todo el debate político en los noticieros. Y el resto es entretenimiento de calidad. No entrenamiento de show off. Entrenamiento de calidad y de realidad. Así fue cómo hicimos un montón de producciones televisivas que terminaron con ocho Martín Fierro. Yo me acuerdo cuando se desató el conflicto del campo, que fuimos con Néstor a hablar a Carta Abierta y se abrió ahí una discusión sobre si canal 7 no tenía que pasar 24 horas de noticias para competir con TN. Y yo les trataba de explicar que canal 7 llega a lugares recónditos de la Argentina y que no es justo pasarle a alguien que vive en el norte, en Formosa, en Jujuy, en Salta, 24 horas de noticias porteñas. Era un delirio hacer eso. Un disparate. Y que en verdad esa gente tenía el derecho, también, de buscar entretenimiento. Y que eso tenía que ser el contenido de la TV pública. Después nosotros hicimos Encuentro, que fue una experiencia bárbara.

Quizá el objetivo era no pisarle los espacios de audiencia al Grupo Clarín…
No, no. Ese no es mi problema. Porque si hay competencia, hay competencia. Lo que no puede haber es que haya una competencia de mentirita. Si hay competencia, hay competencia. Y yo voy a tratar de llevarme toda la audiencia que pueda para que la gente esté satisfecha con lo que ofrezco. No puedo hacer ni un canal de TV a medias -para no ofender a nadie- ni tengo que hacer el canal que más rinda. Porque además otra cosa que también me pasó en esos años es que el canal televisivo era un canal autosustentable. Se sustentaba con la publicidad privada. De cualquier modo, el tema medios es un tema que tenemos que revisar con cuidado. Pero no es un tema de perseguir a nadie. Tenemos que seguir dando el debate de hacer una mejor calidad periodística. Que es este el debate real. Levantar la calidad. Porque lo que nosotros hemos visto en estos años es cómo periodistas de investigación se convirtieron en pseudo-espías comprando basura y escribiendo en los medios, y siguiendo en la pantalla de televisión a la medianoche, para difamar gente. Lo hemos visto.

Siendo parte de tramas de extorsión paraestatal.

Claro. Lo hemos visto. Hemos visto cómo periodistas se juntan con fiscales y jueces para construir la destrucción de una persona. Lo hemos visto. Eso no puede seguir funcionando. Claramente no puede.

En la identidad del kirchnerismo, la relación no subordinada con los grupos de poder estuvo y sigue estando bastante presente. ¿Cómo sería esa relación en una posible nueva etapa encabezada con usted? ¿Habrá una suerte de desencanto?
La pregunta me llama la atención. Es como que yo digo “hay que parar la guerra” y me dicen “no, hay que seguirla”. No hay que seguir la guerra. Lo que hay que entender es que cada uno tiene un rol que cumplir y tiene que cumplirlo bien. Simplemente eso. No es que yo estoy tratando de ser condescendiente con Clarín. La verdad, lo que tiene que hacer Clarín es lo que tiene que hacer, y lo que le tenemos que pedir los consumidores es que sea lo mejor. A Clarín lo que le tenemos que pedir es que no tenga un periodista de investigación que pone en la tapa de un diario que Máximo (Kirchner) tiene 40 millones de dólares en el Exterior y que después descubramos que el periodista de investigación consumía información que le daba un payaso y delincuente de la talla de (Marcelo) D’Alessio. Eso es. Lo que nosotros no tenemos que hacer es seguir haciéndonos los distraídos mientras vemos que hay canales de televisión que lo pasan a (Leonardo) Fariña como un pro-hombre de la república y nos enteramos que es un hombre cuidadosamente educado para mentir en los juicios y perseguir gente. Este es un debate ético que tiene que darse el periodismo. Es un debate ético que debe darse el periodismo. Que no tiene que ver con que el Estado lo pueda resolver por vía de una norma. Porque no todo se resuelve normativamente. Lo que digo es, si yo volviera al gobierno, TelAm va a ser TelAm, canal 7 va a ser canal 7, Radio Nacional va a ser Radio Nacional con todas sus versiones y va a ser una radio que llegue a todo el país, informa y entretenga. Garantizaré toda la pluralidad que haya que garantizar, pero también quisiera que todo eso no lo pague el Estado. O sea que la programación sea tan buena que se pueda autofinanciar y sea autosustentable. Y que en todo caso que el sostenimiento del Estado sea el mínimo.
Foto: Diego Martínez
Fuente: Diario Tiempo Argentino